43778711_499775957172894_3975159480198102369_n
43778711_499775957172894_3975159480198102369_n

Si te gusta Santiago, tienes que conocer a este arquitecto

¿Qué tienen en común el Club Hípico de Santiago, el Portal Fernández Concha, el Puente del Arzobispo, el Hotel Carrera, la fachada sur del Palacio de La Moneda, el Santiago College de Providencia y el Ministerio de Hacienda? Simple. Son todas obras del extraordinario arquitecto Josué Smith Solar y de su oficina, Smith Solar & Smith Miller Arquitectos. Un hombre que murió hace casi ocho décadas, en 1938; que estudió arquitectura en Estados Unidos, donde también se desempeñó como fotógrafo, dibujante y diseñador gráfico. Eso además de sus hobbies: la mandolina y el piano. Un verdadero “renacentista” del que cuesta encontrar información biográfica, pues sus pares chilenos no lo reconocieron en su momento por “que no había adherido fielmente a los postulados de la Bauhaus, Le Corbusier, Mies o Gropius”, dice Mario Pérez de Arce en “Smith Solar & Smith Miller arquitectos”, notable esfuerzo traducido en libro y publicado en 1993, para luego ser reeditado en 2011. Habría bastado que la firma de Josué Smith Solar hubiese quedado impresa en el Club Hípico de Santiago, uno de los edificios más espectaculares de la capital, para que este profesional tuviera derecho a ser parte del panteón de los mejores arquitectos de Chile. Pero no. Además de todas las obras mencionadas al principio de esta columna, Smith Solar es el responsable de un recinto académico memorable: la Universidad Federico Santa María.