d10carta
d10carta

100 razones para admirar a Lily Garafulic

“A la escultura le he dado todo. . . . Mi vida. Eso es amor”. La frase de Lily Garafulic no puede ser más consecuente. Esta extraordinaria artista y académica nunca se casó ni tuvo hijos. Dedicó su existencia a su pasión. Justo hace cien años, el 14 de mayo de 1914, la descendiente de croatas nació en Antofagasta. Y vivió hasta hace poco. Murió a los 98 años, el 15 de marzo del 2012. Considerada una de las tres escultoras más importantes en la historia de Chile, junto a Rebeca Matte y Marta Colvin, Lily podría haber esculpido solamente esas figuras en el techo de la iglesia que está frente a la Quinta Normal y habría sido suficiente para ganarse el cielo. Hablamos de los “16 profetas”, es decir, 16 esculturas que en 1946 creó en la cúpula de la Basílica Lourdes, cuyo arquitecto era su hermano Andrés. Un trabajo descomunal, que llegó a ser portada de la revista estadounidense Life. Sin embargo, es uno de tantos hitos en su carrera. En 1945 obtuvo la beca Guggenheim y partió a Estados Unidos. A eso se suma que estudió mosaico en Ravena, Italia; vitral en Chartres, Francia; y escultura y grabado en Nueva York. Fue en una de esas experiencias de capacitación internacional, específicamente en París, donde conoció al maestro de la escultura, el rumano Constantin Brancusi, quien ejerció tanta o más influencia en ella de la que antes había conseguido su mentor, el chileno Lorenzo Domínguez. En paralelo a su prolífica obra como escultora, Lily Garafulic se dedicó a la docencia durante 35 años y formó a nombres tan grandes como Sergio Castillo, Raúl Valdivieso, Matías Vial y Francisco Gazitúa. Fue, además, la directora del Museo de Bellas Artes de Santiago entre 1973 y 1977. Y, cómo no, recibió el Premio Nacional de Arte en 1995. Para hacer justicia a tanta capacidad creativa, académica y de liderazgo, se han juntando dos de nuestros más importantes museos con el fin de exhibir parte importante del trabajo de Lily. Como celebración de los cien años de su nacimiento, el Bellas Artes y el MAC, así como el espacio Suecia 26 de la Fundación Itaú, compartirán la muestra “Lily Garafulic. 100 años. Una doble mirada”. Mientras en el MAC Parque Forestal habrá esculturas de la artista, en el MNBA y en Suecia 26 tendrán grabados y dibujos inéditos de la autora. En MAC Parque Forestal, sus esculturas se presentarán junto con obras de Lorenzo Domínguez, y trabajos de sus alumnos (Valdivieso, Castillo, Gazitúa, Wilma Hanning, Sergio Mallol) bajo la curatoría de Francisco Brugnoli, director de esa institución. Será una perfecta oportunidad para conocer en profundidad el trabajo de esta gigantesca artista chilena y, cómo no, de rendirle tributo.

Ver esta publicación en Instagram

Una de las construcciones más lindas de Santiago

Una publicación compartida de Santiago Adicto (@santiagoadicto) el

Ver esta publicación en Instagram

“Nunca estuve en ninguna de las listas de niñas que querían asegurar marido y casa. Quise ser otra cosa desde mi infancia. Los niños jamás me interesaron y la soledad me ha sido soportable porque me casé con lo que amaba, la escultura… Le he dado todo, mi vida. Eso es amor”. En el #diainternacionaldelamujer recordamos a una de las grandes artistas de la historia de Chile. #LilyGarafulic . . 💃Primera mujer en ser directora del Museo de Bellas Artes. 🧜‍♀️Profesora durante 35 años, en los cuales formó a nombres tan grandes como Sergio Castillo, Raúl Valdivieso, Matías Vial y Francisco Gazitúa. 👩‍🚒Portada de la revista estadounidense Life, en la cual posó junto a sus “16 profetas”, monumentales esculturas instaladas en la cúpula de la Basílica de Lourdes. 👩‍🎨 Considerada una de las tres escultoras más importantes en la historia de Chile, junto a Rebeca Matte y Marta Colvin. . Una gigante, que nació el 14 de mayo de 1914 y vivió hasta hace poco: murió a los 98 años, el 15 de marzo del 2012. . Fotografía de Eliot Elisofon para Revista Life.

Una publicación compartida de Santiago Adicto (@santiagoadicto) el