Utopi¦üa-y-crisis-1-piso_17-759x500-759x500
Utopi¦üa-y-crisis-1-piso_17-759x500-759x500

El Museo que fue sede de la CNI

A veces la realidad supera cualquier tipo de ficción. La actual sede del Museo de la Solidaridad Salvador Allende fue, durante más de una década, el Cuartel General de la Central de Inteligencia Militar, donde funcionó la DINA y posteriormente la CNI. Eso ocurrió entre los años 1978 y 1990. En 2004, la Fundación Salvador Allende compró esta casa de estilo flamenco para que se convirtiera en la nueva sede del museo. Y hasta hoy se conserva un impresionante pedazo de historia como testimonio: en el sótano se puede ver parte del sistema de espionaje telefónico que instaló la CNI. De hecho, cuando hace casi diez años se hacían las obras de restauración para implementar las salas de exposiciones, se desprendió un techo falso en el ático y “lo que cayó de allí está hoy en manos de la justicia: papeles y documentos que revelan los seguimientos que realizaba la CNI, incluidos los nombres de las personas espiadas y las chapas de los agentes”, cuenta el sitio web del museo. Quizá sea justamente por su fuerte carga política o porque para algunas personas está “muy lejos”, pero el hecho es que esta hermosa casa de 1925 y su completísima colección de arte contemporáneo transforman al Museo de la Solidaridad en unos de los recintos culturales más subvalorados de Santiago. Tal vez mucha gente no sabe que, entre su vasta colección, hay originales de Joan Miró, Alexander Calder, Víctor Vasarely, Frank Stella y muchos más. Algo que comenzó a gestarse en 1971, cuando un grupo de intelectuales decidió crear un museo internacional en apoyo al gobierno de Allende. Desde ese momento y hasta 1973 recibieron más de 500 obras, entre pinturas, grabados, esculturas, dibujos, tapices y fotografías. Con los años, se sumaron las obras aportadas a los Museos de la Resistencia que venían desde el extranjero. Así, en septiembre de 1991, se reinauguró el Museo de la Solidaridad Salvador Allende con una colección total de 2.650 obras, cifra que ha seguido aumentado con la donación de nuevos artistas contemporáneos. Por supuesto, sólo una parte está exhibida, pero ello permite que la rotación de obras sea muy intensa. Si a todo esto le sumamos que la actual sede está en la calle República (en el número 475), una avenida llena de historia y patrimonio arquitectónico; que la entrada cuesta apenas mil pesos y que se puede visitar de martes a domingo (de diez a seis de la tarde), no hay excusa para no conocer un lugar tan atractivo como contrastante. Otra desconocida arista de Santiago, una ciudad que sólo puede ser aburrida para el ignorante.


Ver esta publicación en Instagram

De Martes a Domingo, de 10 a 18 horas, abiertas las puertas del Museo

Una publicación compartida de Museo MSSA (@mssa_chile) el


Ver esta publicación en Instagram

“La lucha es larga comencemos ya” (1971) del Taller 4 Rojo, es parte de la Colección #mssa. Los esperamos! #mssachile

Una publicación compartida de Museo MSSA (@mssa_chile) el